sábado, abril 30, 2016

ESCUELITA IV- EL CIRCO. Esto es un juicio de lesa legalidad






Esto, es un típico juicio de "lesa" en Argentina.
Juicio de lesa legalidad en Neuquén. Los imputados son insultados y agredidos sin tener defensa alguna. Lejos de ello, los jueces los sancionan cuando pretenden defenderse. 

El público canta, aplaude, insulta como si estuviera en un espectáculo circense. Los querellantes y fiscales piden que se sancione a un imputado porque se negó a ser insultado pasivamente. Defienden la actitud del público, aseguran que es correcto que cante y aplauda pero que el código procesal se le debe aplicar al imputado que no se calló. Una aberración jurídica plagada de ideologismo barato y odio social. De paso se insulta a los héroes de Malvinas ante vista y paciencia de los jueces que parecen ser funcionarios de algún país extranjero.

Los responsables son los jueces Alejandro Silva (presidente), Guido Otranto y Marcos Aguerrido. Fiscal General Walter Romero;
Querellantes
Natalia Hormazabal
Por la Sec. de DDHH de la Nación Juan Cruz Goñi
Por la APDH Marcelo Medrano

7 comentarios:

Clara Casagrande dijo...

Que falta de respeto al publico. Tuvieron que esperar una hora... les tendrían que haber regalado una entrada para la función del jueves...!

Mario A. Estrella dijo...

Somos LA verguenza internacional

Bruno Marziali dijo...

Que autoridad tan energica tiene el juez para hacer callar a la barra brava!

Sergio Olivares dijo...

Esto no se denuncia al Consejo de la magistratura?

Guillermina Quieto dijo...

Yo he tenido la oportunidad de ver esto en muchos juicios. Es obsceno. Ojalá sirva para la posteridad. No les dara verguenza verse cometer todos estos ilicitos a los propios jueces? Tendran miedo de todos estos mafiosos?

María dijo...

Doctora Palomas Alarcón:
La felicito por exponer estos casos. Debería ser materia en la facultad sobre como NO CONDUCIR UN JUICIO EN UN PAIS DEMOCRATICO.
María Esther Yaccono

Helena Victorino dijo...

Es un hecho el comportamiento parcial de estos verdaderos tribunals dignos del Che Guevara.