sábado, julio 29, 2017

FAVALORO, A DIECISIETE AÑOS DE SU MUERTE

Hoy, 29 de julio de 2017, se cumplen 17 años del  día en que el Dr. René Favaloro se suicidó. 

Entre tantos apologistas y detractores quise formarme mi propia opinión. En este país de medias verdades y mentiras completas no confío en la opinión interesada del periodismo ni de los comunicadores sociales. 
Su biografía es un sumario del esfuerzo que les inculcaban a las anteriores generaciones nuestros abuelos inmigrantes a sus hijos y éstos a los suyos, nosotros. De un hogar muy sencillo, que hoy demagógicamente sería llamado "humilde", se inclinó al estudio y al sacrificio. Su vocación por la medicina, a muy temprana edad, lo llevó a realizar una carrera descollante, incluso fuera del país, particularmente en los Estados Unidos. 
Su aporte al by-pass coronario fue trascendental en la historia de la cirugía coronaria. Afirma Wikipedia [i]sobre esta técnica (baipás coronario) "La técnica fue perfeccionada hacía el 9 de mayo de 1967 en Cleveland Clinic, por el médico cardiocirujano argentino Dr. René Favaloro con el injerto de vena safena, técnica usada hasta el día de hoy". No fue un médico más. 
Sin embargo, pese a tener un futuro y un nombre asegurados en el extranjero volvió a la Argentina y fundó una entidad de excelencia, la "Fundación Favaloro. Hospital Universitario"[ii].
Hasta aquí la biografía "oficial" que repiten los apologistas y detractores pero existe un aspecto que el periodismo oculta o, susurra al pasar y que se encuentra latente en todos los comentarios sobre este médico.
Con el advenimiento de la democracia fue invitado a formar parte de la CONADEP Comisión Nacional para la Desaparición de Personas. Su prestigio internacional lo convertía en un objetivo valioso para blanquear la mentira de los "treinta mil". 
Renunció a poco de integrar la comisión mediante una carta que nunca se ha dado a conocer públicamente. Sólo trascendió su acusación contra la CONADEP de "falta de ética y objetividad". Nunca volvió Favaloro a dar detalles sobre este asunto y sus compañeros en la CONADEP guardaron astuto silencio. 
Recién después de su muerte aparecieron interpretaciones interesadas. Según el integrante "Norberto Liwski" -a quien durante los años setenta le floreció una bala en la pierna surgida de la "represión" sin mayores explicaciones, Favaloro renunció "a la Conadep después de proponer la inclusión de dos médicos, ligados a la represión". Esa es una nueva explicación a la que Favaloro, por supuesto, no puede contestar. Hasta el momento la versión de la mentira oficial afirmaba que había renunciado porque no se quiso investigar los crímenes de la Triple A antes del gobierno militar” [iii]
Sin embargo, una versión más ajustada a la realidad que coincide con el temperamento de Favaloro y que explica el silencio que ha rondado su renuncia lo encontramos en uno de sus detractores,  Guillermo Quartucci, en un libelo realizado con dineros del Estado  a favor  de los juicios de lesa humanidad de Bahía Blanca. Dice en  “Juicio V Cuerpo de Ejército III – Bahía Blanca” [iv]sobre la CONADEP “convocada por el presidente Raúl Alfonsín a la que renunció porque no encontró eco a sus demandas de que se debían investigar, además de los crímenes de los militares y fuerzas afines, los crímenes de lo que él denominaba la “subversión” en un rapto inconsciente de justificación de la represión por parte del Estado”

En el mismo sentido afirma el PROYECTO DE DECLARACION (S-2609/10) del Senado de la Nación [v] en su Su homenaje al Doctor René Gerónimo Favaloro, al cumplirse diez años de su fallecimiento, ocurrido el 29 de julio del año 2000”. Dice el Senado “Participó en la CONADEP, que investigó los crímenes cometidos por la última dictadura militar. Más tarde, por diferencia de criterios, renunció alegando que esa Comisión adolecía de “falta de ética y objetividad”. El consideraba que los crímenes ya habían comenzado antes de la dictadura militar ya sea cometidos por subversivos como por personas vinculadas al Estado, y que todos ellos también debían ser juzgados.”
Allí está la madre del borrego. Todo el odio y la demonización que sufre la figura de Favaloro viene de allí. Renunció porque la CONADEP, por la misma ley que la había creado, debía investigar los crímenes de la guerrilla y se negaba a hacerlo. Esto nos explica muchas cosas, entre ellas, que la historia oficial intente borrarlo de catálogo de hombres ilustres.

Su muerte.

Algunos la llaman “abandono del Estado” otros lisa y llanamiento CORRUPCION
 En uno de los almuerzos de Mirtha Legrand al que fue invitado Horacio Rodriguez Larreta, entre amores de actrices y peleas de vedettes, el periodista Ignacio Prieto deslizó “A Favaloro lo mató la corrupción[vi]. Un momento incómodo para el político puesto que Favaloro afirmaba que el Estado tenía una deuda con su Fundación y Rodriguez Larreta, interventor del PAMI en ese momento, la negaba.
Confirman que Favaloro se mató por sus deudas"[vii] asevera una nota de Clarín cuando se hicieron públicas las siete cartas de Favaloro escribió antes de suicidarse. De ellas surge que el principal motivo de su muerte fueron las deudas que tenía la Fundación Favaloro, la que se hubieran podido pagar si el Estado le hubiera pagado lo que le debía a él.
En una esas cartas[viii]Valga un solo ejemplo: el PAMI tiene una vieja deuda con nosotros (creo desde el año 94 o 95) de 1.900.000 pesos; la hubiéramos cobrado en 48 horas si hubiéramos aceptado los retornos que se nos pedían (como es lógico no a mí directamente)”, explicaba. Sin embargo, Rodríguez Larreta aseguraba que “no tenía una deuda verificada con la Fundación”, y los únicos incumplimientos que existían “eran unas facturas vencidas correspondientes a los años 1993 y 1995, que no figuraban en los libros contables de la obra social”.
Esos casi dos millones de dólares habrían podido salvar a su Fundación de la “estatización” que le propusieron y a la que se negó rotundamente, firmándolo con su propia muerte.
A Favaloro lo mató la corrupción y a su imagen la quiere matar la ideología, la política, la conveniencia y la mentira oficial.




[i] https://es.wikipedia.org/wiki/Baip%C3%A1s_coronario
[ii] https://www.fundacionfavaloro.org/
[iii] https://www.clarin.com/politica/Recuerdos-criticas-aniversario-Conadep_0_r1oLsOYqw7e.html
[iv] https://juiciobahiablanca.wordpress.com/2013/07/15/los-pecados-de-favaloro/
[vi] http://www.nueva-ciudad.com.ar/notas/201702/31038-el-incomodo-momento-de-rodriguez-larrte-en-la-mesa-de-mirtha.html
[vii] https://www.clarin.com/sociedad/confirman-favaloro-mato-deudas_0_ByhEHH9lAYg.html
[viii] http://www.telam.com.ar/notas/201507/114430-favaloro-15-anos-de-su-suicidio.html

IMPOSIBILIDAD DE DEFENSA JURÍDICA

                                                      (Carta de Emilio Nani desde prisión)
Estimados amigos:
Antes que nada quiero agradecerles todas las expresiones de apoyo y solidaridad, tanto para mi familia como para mí.
No quiero pecar de ingrato ante tantos mensajes recibidos, pero luego de casi tres meses de encontrarme ilegalmente encarcelado y más de 14 años de asistir a los más de 2600 presos políticos (420 de ellos asesinados en el marco de un verdadero plan criminal de exterminio diseñado por la corporación político judicial argentina), tan ilegalmente privados de su libertad como yo, y no ver ningún tipo de reacción ante tales crímenes, me veo en la obligación de expresarles que, si la sociedad de la que son parte, continúa haciéndose la distraída ante las atrocidades que vienen cometiendo, tanto los políticos, como los integrantes del aparato judicial (sean éstos “legítimos” o “ilegítimos”), un futuro negro puedo augurarles para toda nuestra descendencia.
Si los argentinos permanecen en su actitud de no asumir el rol de compromiso, por creer que con ellos no es ni será la cosa, haciendo gala del “yo, ……. argentino” que tan tristemente nos caracteriza, en estos tiempos turbulentos que vive en nuestra Patria, en los que se ha permitido que un pequeño grupo de canallas hayan arrasado con todos los Valores que nos dieron nuestra identidad, habiéndola predestinado para un destino de grandeza muy diferente a la atroz realidad de este presente, en el que se ha destruido la Familia, nos han alejado de Dios, día a día nos modifican la Historia, se arrasa con cuanta institución existe, incluido el Estado de Derecho, no deberán lamentarse de las consecuencias, que sin lugar a dudas, caerán sobre todos nosotros y, muy especialmente, sobre nuestros hijos y nietos, que se merecen un futuro mejor que este triste presente.
En el transcurso del tiempo que llevo detenido, he recibido cientos de mensajes de todo tipo a través de cartas, correos electrónicos y de cuanta red social existe (Facebook, Whatsapp, Twiter, Instagram, etc.), en los que se me insta a “no bajar los brazos”, “no aflojar”, “no decaer”, porque “son muchos los que están de nuestro lado” y que “no van a permitir que continúen las injusticias que estamos padeciendo”.
Otros, más exagerados, me califican de “héroe”, escandalizándose porque se haya cometido semejante tropelía con alguien “que ha dado tanto por la Patria y por todos los argentinos”.
A todos vaya mi eterna gratitud por semejantes palabras de elogio y apoyo solidario.- Pero, corriendo el riesgo de parecer desagradecido, debo decirles que los presos políticos estamos un poco cansados de palabras que no tengan su correlato en la acción.- Las palabras no nos van a sacar de la cárcel, como tampoco lo van a hacer las visitas que semanalmente nos hacen los amigos, si cuando están en la calle siguen inmersos en sus cosas, sean éstas problemas, trabajo o esparcimiento.
Hace años que venimos alertando sobre la corrupción político-judicial.- Hace años que se habla de las “mafias judiciales”.- Todo el mundo conoce la catadura moral de la inmensa mayoría de quienes integran el fuero federal penal.- Todos los días los medios de comunicación publican sus tropelías, encubrimientos, “descuidos” y “sobreseimientos” de funcionarios corruptos, sin que a la sociedad se le mueva un solo pelo, tal vez porque a sus integrantes, todavía, nadie les haya ido a “golpear la puerta de su casa”.
Todos los días leemos o escuchamos a los comunicadores sociales “informarnos” de un sinnúmero de las iniquidades cometidas por políticos, empresarios, jueces y fiscales, y no vemos reacción alguna por parte de la sociedad, que permanece expectante como si con ella no fuera la cosa.
Sin ir más lejos, en la noche del 23 de Julio del corriente, Luis Majul, envalentonado porque sabe que la destinataria de sus preguntas jamás se va a someter a las mismas, manifestó que le gustaría tener enfrente a la ex presidente para interpelarla respecto de varios interrogantes que fue desarrollando uno a uno, relacionados con los hechos de corrupción que son conocidos hasta el hartazgo por todos los argentinos que aguardamos con ansias que algún Juez, con los atributos bien puestos, decida procesarla como jefa de una verdadera asociación ilícita organizada para el saqueo de cuanta caja haya existido en el Estado, impidiendo que esos recursos tuvieran el destino correspondiente en áreas, como por ejemplo las de salud y la seguridad, cuya depredación, ha provocado la muerte de miles y miles de argentinos, generando el mayor genocidio de toda nuestra historia, algo que ningún periodista, ni político “opositor” (???) se atreve a mencionar en estos términos.
El error de Majul radica en la destinataria del cuestionario.- Esas preguntas deberían ser dirigidas al gobierno de Cambiemos (o “Continuemos”) y a los jueces del fuero federal penal que siguen sin encontrar motivo alguno para impulsar las causas que todos los argentinos anhelamos contra aquéllos que han vaciado la Argentina, sumiéndola en el estado de decadencia y pobreza al que nos han traído.- Eso sí, basándose en “presunciones”, o con testimonios y testigos a todas luces falaces, siempre encuentran tiempo para continuar enfrascados en seguir raspando el fondo del tarro para encontrar nuevos candidatos para privar de su libertad a quienes no dudaron un instante en poner en riesgo sus vidas y las de sus familias, para aseguramos la libertad de la que, hasta el día de hoy, disfrutan todos los argentinos, porque impedimos que el proyecto comunista de las organizaciones terroristas que asolaron nuestra Patria en las décadas del ’60, ’70 y ’80 (incluido el año 1989 en que el Movimiento Todos por la Patria, con la complicidad del gobierno de Raúl Alfonsin, nos diera el último zarpazo en su anhelo de toma del poder), lograra su objetivo de “convertir la Cordillera de los Andes en una gran Sierra Maestra” y a nuestro país en una sanguinaria tiranía, liberándonos de los padecimientos de los pueblos cubano, chino, europeos del este (bajo la bota soviética), vietnamita, camboyano, colombiano o venezolano.
La Argentina debe ser uno de los pocos países que encarcela a quienes le aseguraron la libertad y premia a quienes quisieron conculcarla.- ¡¡Qué triste es ver cómo el pueblo argentino ha olvidado a sus libertadores, permitiendo que quienes pretendieron conculcarles el derecho a ser libres, hoy disfruten del beneplácito del reconocimiento social!!
Estos casi tres meses de encierro me han permitido reflexionar con mucha tranquilidad, dado que lo que me ha sobrado es el tiempo para hacerlo.
Como ya les dijera, corriendo el riesgo de parecerles ingrato, los miles de mensajes que he recibido, además de ser una caricia para el alma, porque me han permitido mostrarles a mis nietos que no he sido un delincuente, ni un homicida, como el juez me ha enrostrado, también me han demostrado lo solos que estamos los presos políticos (lo que debe leerse como “los libertadores”, dado que jamás debieron olvidarse que fue gracias al sacrificio de los integrantes de las Fuerzas Armadas, de Seguridad, Policiales y Penitenciarias y civiles y los de sus familias, que hoy los argentinos viven en libertad, sin haber sufrido los padecimientos de los pueblos que cayeron bajo las garras del comunismo, en todas sus variantes.).
¿Y por qué digo que estamos solos?.
Estamos solos porque todos los que se vieron beneficiados por nuestro compromiso con la Patria, cumpliendo con nuestro juramento de “defenderla hasta perder la vida”, hoy tienen el coraje de despreciarnos o, lo que es mucho peor, matarnos con su indiferencia, cuando no, adulando a conocidos terroristas que pueblan gobiernos, legislaturas, tribunales, credos, empresas o medios de comunicación.
Para unos, somos “el demonio”, para otros, somos uno de “los dos demonios” (el otro son los terroristas), mientras tanto, los otros “nueve demonios” (que describiera en un artículo anterior al que titulé “Los otros demonios”), cual purificados en una especie de Río Jordán, hacen como que con ellos no fue la cosa.
En otro artículo, publicado días antes de ser secuestrado por el aparato político-judicial, al que titulé “Desazón y bronca”, expresé lo que transcribo a continuación porque me ayuda a lo que quiero plasmar en este escrito:
El oportunismo de muchos causa escalofríos.
A diario escuchamos o leemos relatos que hacen referencia a la "teoría de los dos demonios" y, ante ello no son pocos los que se rasgan las vestiduras con expresiones rimbombantes y políticamente correctas, descargando las responsabilidades de la tragedia argentina de los ’70, exclusivamente, en aquéllos que quisieron imponer en nuestro país un régimen totalitario de signo comunista, sea castro-guevarista, colombiano, venezolano, socialista, vietnamita, chinoista, soviético, camboyano o como quieran denominarlo, o en quienes, ante el clamor popular, tuvimos la responsabilidad de impedirlo.
Los otros demonios (políticos, jueces, sindicalistas, docentes, periodistas y medios de comunicación, intelectuales, empresarios, religiosos de todos los credos y el resto de una sociedad anestesiada, adormecida e indiferente) que apoyaron, tanto a terroristas, como a quienes los combatimos --sea por convicción, oportunismo o cobardía-- hoy, sin ningún tipo de pudor, reivindican a quienes atacaron a la Nación y condenan a los que, con sus aciertos y errores, nos dieron la libertad que hoy gozamos, evitándonos, entre otras cosas, los padecimientos de los pueblos citados en el párrafo anterior.
Triste país aquel que aplaude a quienes lo atacaron y encarcela a sus libertadores.- Más triste aún es cuando los derrotados de ayer y sus apologistas, masivamente ocupan espacios en los medios de comunicación desde los cuales se encargan de tergiversar u ocultar escandalosamente la verdad, cacareando su supuesta lucha por encontrarla.
Estos meses de encierro y aislamiento me han servido para sacar algunas conclusiones.- La más importante de todas es la de la imposibilidad absoluta de poder ejercer mi legítimo derecho a mi defensa jurídica habida cuenta de la inexistencia de las mínimas garantías constitucionales y procesales, tal como le expresara al Nuncio Apostólico, Mons Emil Paul Scherring (que por otro lado jamás se tomó el trabajo de emitir, aunque más no fuera, una tibia respuesta) al solicitar mi asilo diplomático en la Nunciatura por su doble función o misión de ser la sede del Estado Vaticano y de la Iglesia Católica Romana.
En mi nota al Nuncio expresé que la experiencia que he recogido a lo largo de casi 14 años, es que si algo ha caracterizado a la Justicia, es su poco apego al Derecho y sí demasiado a la prevaricación, violentando cuanta norma legal existe, incluido el Artículo 18 de nuestra Constitución Nacional (adjunto el listado de las normas violentadas), para consumar una larga sed de venganza contra quienes hemos tenido la responsabilidad de participar en la guerra contrarrevolucionaria.
Luego de leer y releer, una y otra vez, las dos causas que me abrió el Juez Federal Penal Nro. 1 y 3 de Mar del Plata, Santiago Inchausti, aprovechando la circunstancia de estar a cargo de dos Juzgados Federales Penales, sugestivamente, y luego de más de 14 años del reinicio de la persecución penal contra los miembros de las Fuerzas Armadas, de Seguridad, Policiales, Penitenciarias y civiles, por su participación en la guerra contraterrorista, basándose en presunciones, por el mero hecho de haber estado destinado en el Grupo de Artillería de Defensa Aérea 601 con asiento en Mar del Plata; de haberme desempeñado en determinados cargos y por haber obtenido altas calificaciones en el cumplimiento de mis responsabilidades, haciendo uso y abuso del condicional y de términos inexistentes en nuestro vocabulario, como por ejemplo “presuncionalmente”, resolvió dictarme dos prisiones preventivas (una en cada uno de los juzgados bajo su cargo), trabándome embargos por un total de $ 5.000.000 (cinco millones de pesos).
Ante este tétrico panorama, voy a transcribir los argumentos que esgrimí para solicitar mi asilo diplomático, por cuanto me evitan dar mayores fundamentos a mi imposibilidad de ejercer mi defensa jurídica:
Lo que relataré a continuación, son algunos de los aspectos por los cuales tengo la total convicción de la ausencia absoluta de garantías procesales y constitucionales en la Argentina, en causas judiciales, como las que ahora se me pretende enrostrar:
1. En estos días se ha llevado a cabo una reunión encabezada por las organizaciones ultrakirchneristas Carta Abierta y Justicia Legítima.- Dicha reunión estuvo dirigida por el terrorista montonero Horacio González, ex Director de la Biblioteca Nacional durante el gobierno anterior.- Este embrión de un nuevo espacio político-cultural alineado al kirchnerismo, tiene como objetivo inmediato acompañar el creciente estado de movilización y convulsión social existentes en el país, para lanzar una "batalla cultural" contra el gobierno, fomentando su desestabilización y caída.- Es decir que, como en los ’70, los sectores vinculados a las otrora organizaciones terroristas, han cambiado la metodología, pero no sus ambiciones de toma del poder, por fuera de las normas republicanas establecidas en nuestro país.- “Justicia Legítima” es una organización de jueces y fiscales de reconocida militancia política que entienden en causas denominadas de “lesa humanidad”, que son los que pretenden juzgarme. ¿Ud. cree posible un juicio justo con personas de tales características?.
2. Por disposición del gobierno nacional se ha emitido una estampilla para rendir homenaje al cumplirse 50 años de la muerte de uno de los mayores carniceros latinoamericanos, Ernesto Guevara de la Serna (a) El Ché y, nada menos que en la Biblioteca Nacional, se ha rendido homenaje al terrorista montonero Rodolfo Walsh, quien, junto con Horacio Verbitsky y Miguel Bonasso, entre otros crímenes, fueron los responsables de la colocación de una bomba en la Superintendencia de Seguridad Federal, que dejó un saldo de 22 muertos y 60 mutilados.- Un gobierno que así actúa, mientras que pretende ignorar las aberraciones judiciales cometidas contra mis camaradas, ¿qué garantía de juicio justo me puede asegurar?.
3. En los denominados “juicios de lesa humanidad”, son querellantes los estados nacional y provinciales, querellas que, con total cinismo, ignoran sistemáticamente las violaciones constitucionales y jurídicas que aquí cito, mientras que –en representación de sus mandantes- apoyan el avasallamiento de los derechos humanos de ancianos septua, octo y hasta nonagenarios detenidos, a los que, sin ningún pudor, llevan a la muerte como ha sucedido con la mayoría de los 400 presos políticos ya fallecidos.
4. Ricardo Lorenztti, además de estar sospechado de graves hechos de corrupción, tal como lo vienen denunciando la diputada nacional Elisa Carrió y la periodista Natalia Aguiar, en su libro “El señor de la Corte” (en cuyos capítulos 2 y último, además lo acusa de haber pertenecido a la organización terrorista Montoneros), presentó su libro “Derechos humanos: justicia y reparación” junto al conocido terrorista del Ejército Revolucionario del Pueblo¸ Eduardo Anguita, responsable, entre otros crímenes, del ataque al Comando de Sanidad, en el que fue asesinado el 2do. Jefe del Regimiento de Infantería 1 “Patricios”, Teniente Coronel D. Raúl Juan Duarte Ardoy. En este libro fija una clara posición respecto de su pensamiento condenatorio respecto de los llamados juicios de lesa humanidad.- Con estos antecedentes, ¿se puede pretender de él algún dejo de imparcialidad y objetividad, siendo nada menos que el Presidente de la Corte Suprema de Justicia?.
5. Muchos de los que agredieron a la Nación y la sociedad argentinas en los años ’60, ’70 y ’80, como integrantes de las organizaciones terroristas que asolaron nuestra Patria o bien sus apologistas, ocuparon y ocupan privilegiados cargos en los poderes del Estado, incluso en la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, en los tribunales federales penales y en los medios de comunicación, cargos que utilizan como verdaderos puestos de combate para consumar una venganza anhelada.- No me detengo a nombrarlos para no hacer aún más larga esta nota y porque, supongo, V.E. no ignorará de quienes se trata.- Nuevamente me pregunto, ¿puedo pretender alguna garantía de imparcialidad en dichos tribunales federales?.
6. Ni en el seno de la Santa Iglesia Católica hemos encontrado cobijo, contención y seguridad en la búsqueda de la reconciliación y la concordia que tanto estamos necesitando.- Así como en el pasado existió el Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo, que tantos jóvenes envió a matar y morir, en el presente fue reemplazado por el Grupo de Curas en Opción por los Pobres, liderados por Eduardo de la Serna, cuyas “homilías” (???) y Cartas, lejos de cumplir con el mensaje de amor y paz de Nuestro Señor Jesucristo, constituyen verdaderas proclamas cargadas de odio y violencia, llegándose al extremo que en el Año de la Misericordia, la única ausente para nosotros fue, precisamente, la misericordia.- Su Eminencia: como católicos buscamos de nuestra Madre lo que hasta ahora se nos ha venido negando.
7. Países que se destacan por su apego al estado de Derecho, como Italia, España y Estados Unidos, han negado la extradición de militares a los que se los ha acusado de la comisión de “delitos de lesa humanidad”, por considerar que los mismos constituyen figuras inexistentes, toda vez que la norma que los establece, el Estatuto de Roma, no estaba vigente en el momento de la comisión de los hechos que se les imputan, por lo que se les estaría aplicando la norma en forma retroactiva. Vea los casos del Coronel Jorge Pedro Wagner (1); del Teniente Coronel Carlos Luis Malatto (2) y del Teniente de Navío Guillermo Roberto Bravo (3), y compare la diferencia de proceder entre una Justicia que se ajusta al respeto por el Derecho y otra que se encuentra muy lejana de hacerlo.
Ninguno de estos interrogantes mereció la menor preocupación por pare del representante del Estado Vaticano y del Papa en nuestro país. Y pensar que se arrogan ser los continuadores de los Apóstoles. Quisiera saber en qué se semejan estos obispos a Pedro y Pablo, Santiago y Juan, Lucas, Judas, Tadeo, Andrés, Felipe y Bartolomé, Mateo y Tomás, Jacobo y Simón, el Zelota. Ni siquiera se aproximan a Judas, el traidor, que al menos sintió arrepentimiento por su traición, poniendo fin a su vida miserable.
Podría seguir mencionando decenas de ejemplos que demuestran, como expresara anteriormente, la falta de garantías constitucionales en Argentina para quienes se encuentran encarcelados (o en vías de serlo) bajo el falso título de “lesa humanidad”, pero, los mencionados, son sobrados fundamentos, que me permiten demostrar la absoluta imposibilidad de poder ejercer mi derecho a la defensa jurídica, no porque reniegue de él, sino porque es absurdo pensar que el mismo pueda ser llevado a cabo en un país en el que el prevaricato se ha instituido como metodología para negar Justicia, sea para proteger a corruptos y delincuentes, sea para impulsar las causas denominadas de lesa humanidad, con una sociedad que, con su silencio cómplice, avala que toda esta tragedia, que sin lugar a dudas dejará arrasada a nuestra querida Patria.
Emilio Guillermo Nani
Teniente Coronel (R)
Veterano de Guerra
Preso Político.

miércoles, junio 14, 2017

Carta de Emilio Nani a LA NACION 14-06-17 "Soy otro preso político"

Soy otro preso político  

Finalmente consiguieron encarcelarme. Otro caso, entre miles, en el que la justicia ilegítima, funcional a un plan de odio y venganza, le cuelga a un militar el rótulo de genocida, decide enjuiciarlo por inexistentes delitos de lesa humanidad y lo somete a injusta prisión preventiva. En pocos días y a la velocidad de un rayo pasé a ser un preso político más sobre la base de conjeturas hechas sobre suposiciones, acerca de hechos inventados que habrían ocurrido hace cuarenta años, según el relato de falsos testigos. Mi detención no fue un caso aislado, al mismo tiempo fueron encarcelados varios militares, policías y civiles, como parte de otra ofensiva de la izquierda violenta y cerril. El sistemático plan de odio y venganza, planeado mucho antes y ejecutado, fría, impiadosa y meticulosamente durante la década kirchnerista, está dirigido contra quienes combatieron al terrorismo. Y jamás tuvo como objetivo ni la verdad, ni la memoria ni la justicia. El verdadero objetivo es convertir a la Argentina en un estado fallido, para lo que es necesaria la desaparición de las hoy fuerzas desarmadas. Pero no lo lograrán. Perdieron la guerra revolucionaria y van a ser derrotados nuevamente. La prisión, como la muerte o las heridas en combate, son contingencias que el soldado tiene asumidas. Por eso seguiré luchando desde esta nueva trinchera de una injusta cárcel en Campo de Mayo, por mi patria, la Argentina. Para quienes me han hecho llegar su solidaridad, vaya mi sincero agradecimiento. Mi orgullo de oficial del Ejército Argentino y veterano de la Guerra de las Islas Malvinas y del Combate del Regimiento de La Tablada está intacto, incólume, fortalecido por la adversidad, como lo está el de mis camaradas de todas las fuerzas de defensa y seguridad y amigos civiles presos y sus familias, unidos en el recuerdo de las miles de víctimas del terrorismo en la década de los 70, los 649 caídos en la Guerra del Atlántico Sur y los más de 450 ya muertos en injusto cautiverio. Los argentinos, en forma sostenida y creciente, revalorizan la necesidad de Fuerzas Armadas que, nacidas con la patria, la defiendan subordinadas y a órdenes de las autoridades políticas constitucionales.
Emilio G. Nani
Teniente Coronel (R)
DNI 4.526.260

viernes, mayo 26, 2017

Entrevista a Maria Ferreyra sobre los incidentes en la entrega de petición de libertad a los Presos Fabian Kussman Fabian Kussman

Entrevista a Maria Ferreyra sobre los incidentes en la entrega de petición de libertad a los Presos

La Hazaña del Juez Inchausti




La Hazaña del Juez Inchausti
por Carlos E. Viana • 23/05/2017 • 

“La injusticia donde quiera que se la encuentre… parece impedir la acción en común… además de que la hace enemiga de ella misma” Platón.

Malvinas, madrugada del 14 de junio de 1982

14.000 proyectiles de artillería caen sobre el Regimiento de Infantería 7 que defiende su posición en Wireless Ridge, colina que cierra el paso hacia Puerto Argentino. Los crueles paracaidistas del 3r Batallón van a la vanguardia de la ofensiva británica. El Teniente Emilio Nani, agregado como refuerzo al RI7, se movía entre los resplandores fantasmagóricos del bombardeo incesante, mientras gatillaba su FAL De repente sintió un dolor penetrante en su muslo izquierdo. Había sido alcanzado por siete esquirlas. Nani continuó tirando, con su vista nublada por la perdida de sangre. El RI 7 se estaba retirando y él había quedado solo frente al enemigo. Sufriendo los 20 grados bajo cero de la madrugada malvinense, casi inconsciente se dejo deslizar por la colina y logró retirarse con honor.

La Tablada, 25 de enero de 1989

Un grupo terrorista formado por nicaragüenses del Presidente Ortega y miembros del MTP del Padre Puigjane, Atacan a las seis de mañana el Regimeinto 3 Infantería, General Belgrano. Algunos miembros del MTP eran amigos del Ministro del Interior Nosiglia. Recién con más de cuatro cuatro horas inexplicables de demora, el Presidente Alfonsín le ordena al Ejército el contraataque. Nuevamente entra en acción el ahora Teniente Coronel Nani, recibiendo las descargas enemigas. Cuando intenta moverse para proteger a un grupo propio rodeado por enemigos, recibe un balazo en la cara. Gravemente herido, pierde un ojo.

El Teniente Coronel Nani es condecorado por segunda vez como herido en combate.

La hazaña del Juez Santiago Inchausti

Mayo de 2.017, el Juez Santiago Inchausti, logro concretar la hazaña que no pudieron hacer ni los aguerridos paracaidistas británicos, ni los salvajes terroristas, lo tomo prisionero al Teniente Coronel Nani. ¿Por qué? Por haber pertenecido como oficial subalterno al Batallón 601 de Artillería, durante la guerra de los setenta.

Llama poderosamente la atención que esta hazaña, sé de cuando Nani estaba desplegando una activa acción pública, en favor de los prisioneros de guerra y entonces recién ahora, se acuerdan de posibles hechos ocurridos hace mas cuarenta años. Sabemos como se fabrican estas causas.

Uno de los motivos, la sed de venganza y persecución de los llamados organismos de derechos humanos, que nace de la ideología de guerra del Che, “El odio como factor de lucha, el odio intransigente al enemigo”. Sin embargo hay algo más. El de Nani no es el único caso, son más de 60 los héroes de Malvinas prisioneros y más de 2.000 los prisioneros de aquellas guerras.

¿Quiénes colaboran con esta manufactura de causas y por qué?

La Gran Alianza

Hebe de Bonafini, Estela de Carlotto, Adolfo Pérez Esquivel, Horacio Verbitsky, Nora Cortiña, Gils Carbó y en general los llamados organismos de derechos humanos, llevan adelante la citada doctrina de odio del Che.

¿Pero hay alguien más interesado en la destrucción moral de las Fuerzas Armadas Argentinas?

Leamos las siguientes y sorprendentes palabras:

“Respaldamos la labor que se realiza en Argentina en defensa de los derechos humanos. La Embajada Británica financia un proyecto trienal de 100.000 libras para ayudar al gobierno argentino a implementar un control independiente de los centros de detención. También nos enorgullece nuestro aporte a la valiosa labor las abuelas de plaza de mayo”. Pronunciado por la Embajadora de Su Majestad Británica, al tomar posesión de su cargo el 4 de diciembre de 2008).

Observemos otros indicios de la alianza

Victoria Laura Federman, súbdita británica, fue designada en 2011 como Directora Nacional de Derechos Humanos del Ministerio de Seguridad, a pesar que esto era ilegal. Ella es sobrina de Horacio Verbitsky, pero además hija de Andrés Federman, a la sazón jefe de prensa de la sección Política y Asuntos Públicos de la Embajada del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte.

Como ven, la ex presidenta Kirchner, no sólo nos traicionó con los asesinos iraníes, sino también con los británicos. Que tomen nota de esto los peronistas que la apoyan a la ex presidente y gritan a la vez “una Nación políticamente soberana”. Esto también les cabe a Randazzo, Camaño, Massa, Insaurralde y compañía.

Los británicos siguen avanzando en esta alianza para destruir la moral de nuestros soldados. El 22 de febrero de este año (2017), la Intendenta socialista de Rosario Mónica Fein, suscribió un acuerdo de cooperación con el alcalde de Liverpool Joe Anderson, por supuesto socialista.

¿Sobre que puede haber sido el acuerdo? ¿Sobre aspectos culturales? ¿Quiza sobre software? ¿Administración municipal? Sorpréndase, firmaron un acuerdo para cooperar conjuntamente, “intercambiando información” en materia de derechos humanos. Tanto la Intendencia socialista de Rosario como el gobierno del mismo signo de la Provincia de Santa Fe, han hecho campañas para presentar a nuestros soldados como pobres víctimas, desconociendo el coraje de nuestros héroes, es decir contra la moral de nuestras fuerzas armadas. Ahora intercambiaran información. ¿De inteligencia? ¿Cuántos militares más serán procesados por los tribunales afectos a “Justicia Legítima” de Rosario, por este intercambio de información británica con ex guerrilleros?

Lord Verbitsky

Este merecedor de la Cruz Victoria o quizá hasta de la Orden de la Jarretera ha desarrollado la siguiente acción:

En los setenta actuaba en Inteligencia de montoneros. Donde manejaba información sensible sobre la defensa argentina.

Después de la guerra de Malvinas, fue asesor del Comando en Jefe de la Fuerza Aérea. Esta fuerza fue la que más preocupo a los británicos por su efectiva acción en Malvinas. También manejaba información sensible sobre la Defensa Argentina.

Después de las elecciones ya tenía organizado su CELS, subvencionado por el gobierno británico. El CELS posee y despliega una intensa labor de inteligencia, pero ahora, sobre todo la función de mi Lord es destruir la moral de las Fuerza Armadas y de seguridad.

Después mi Lord logra ser un ministro sin cartera de la presidenta Kirchner y además allegado y colaborador del General Milani que manejaba el principal órgano de inteligencia del país.

Pero aquí no terminan las coincidencias. Cuando Monseñor Bergoglio es elegido Papa, mi Lord lo critica violentamente asociándolo al gobierno militar. Esto le cuesta su amistad con Cristina Kirchner y con el General Milani. Sin embargo no con su Majestad Imperial, que ve en Su Santidad, un poder que se opone a sus designios en el Atlántico Sur.

Las conclusiones son suyas, mi Lord no fue nunca un doble agente, sino un leal súbdito británico, todo un Mata Hari masculino.

¿Qué persigue el Reino Unido aliado a Hebe y Carlotto?

El Reino Unido valora las Islas Malvinas y del Atlántico Sur, por su posición estratégica de dominio del vínculo entre el Atlántico y el Pacífico, pero sobre todo por su proyección sobre la Antártida y sus riquezas ocultas, además de las reservas petroleras y pesqueras. Ha debido disminuir su presupuesto militar, aunque aumento el de la Fortaleza Malvinas. Destruyendo la moral de las fuerzas armadas argentinas, eliminan cualquier amenaza militar, por lejana que sea. Todo cierra.

En consecuencia dentro de esta alianza se apoyan instituciones ideológicamente opuestas, pero que les resultan útiles para la anulación de nuestras Fuerzas Armadas y de Seguridad.

La Guerra de Malvinas continúa

Randazzo, Massa, Camaño, Gioja, Scioli, Insaurralde, etc, actuando contra los camaradas del Fundador de su movimiento, son funcionales a la persecución británica contra nuestras Fuerzas Armadas. Pitrola, Del Caño, Solanas, Hebe, feroces antiimperialistas, son funcionales al imperialismo británico. Carlotto que no quiso asistir a la cena con el Presidente Obama, es aliada virtual del imperialismo británico, mientras que Gustavo Vera se olvido de los Diez Mandamientos.

Santiago Canton, Secretario de Derechos Humanos de María Eugenia Vidal, continúa fabricando juicios contra militares y mucho más, lo mismo que desde el Ministerio de Justicia el Poder Ejecutivo Nacional. Por su parte el socialismo en la Blanca Santa Fe, sigue inaugurando museos del Che y haciendo propaganda, por lo visto enemiga sobre Malvinas y que decir de Juan Schiaretti en Córdoba, donde se emociona con la injusticia.

Un caso único en la historia

Pero lo triste es la ingratitud que sufren quienes arriesgaron su vida para defendernos están prisioneros en cárceles argentinas. Quizá un caso único en la historia, una Nación que tiene como prisioneros de guerra a sus propias tropas, en nombre de los enemigos que ellos combatieron para defenderla.

Su Señoría, Mr. Inchausti, ésta fue su hazaña, quizá se lo reconozca Su Majestad Imperial Británica, seguramente quienes siguen la “filosofía” del Che. Para despedirme, Su Señoría, me permito recomendarle que lea detenidamente el artículo 119 de la Constitución Nacional y los evangelios según San Juan 18-1 y 19-11.

miércoles, mayo 24, 2017

PETITORIO PRESENTADO EL 24 DE MAYO DE 2017 ANTE EL MINISTERIO DE JUSTICIA

Buenos Aires, 24 de mayo de 2017.


Señor Ministro de Justicia
Dr. Germán Carlos Garavano
P  r  e  s  e  n  t  e

De nuestra consideración:
Partiendo de la base de que tanto por formación académica como por investidura institucional usted conoce – o debiera conocer - el Derecho, pareciera innecesario recordarle que los miles de procesos judiciales iniciados a instancias del régimen kirchnerista contra militares, miembros de las fuerzas de seguridad y civiles de edad avanzada, se han llevado a cabo en gravísima violación a los principios más básicos del orden jurídico y a las más elementales garantías del debido proceso.
Con seguridad también sabe – o debiera saber – que lo anterior no se trata de una mera opinión, sino de un juicio pronunciado por personalidades relevantes del país y del extranjero. Hasta un reputado jurista alemán, citado profusamente por los jueces prevaricadores de la Argentina, ha tenido que aclarar que sus tesis no son compatibles con los agravios sistemáticos que aquellos han cometido contra los principios de cosa juzgada, irretroactividad de la ley penal, ne bis in idemnulla poena sine lege, juez natural, igualdad ante la ley y aplicación de la ley penal más benigna.
Es penoso que los juicios no sólo violen irresponsablemente los principios más antiguos y universales del derecho penal y del proceso regular. Malo también que a esas graves violaciones se agreguen otras que descalifican dos veces los juicios considerados. Los jueces sólo quieren condenar, no juzgar; manipulan la prueba disponible, reducen a una parcialidad las fuentes de búsqueda, prescinden incluso de la prueba específica y de las circunstancias particulares que informan cada caso, distorsionan el derecho común aplicado con inteligencia y sabiduría durante más de un siglo por los jueces argentinos, prolongan y multiplican perversamente las causas para mortificar a los presos que llevan 15 años sometidos a juicios que, basados en testimonios visiblemente parciales y enconados, restauran el conflicto de los '70 con relatos descarados de falsa memoria Algunos – tal vez usted mismo, señor Ministro – quizás suponen, encastillados en una falsa prudencia, que estas cosas son meramente contingentes, que ya pasarán, sin dejar huella en la Argentina. Creen que algunos miles de personas, azuzadas por medios de comunicación y oportunistas dirigentes políticos y sociales de todas las extracciones, tienen derecho a  exigir en la plaza y con amenazas el cambio de un fallo legalmente impecable de la Corte Suprema. No se inmutan cuando el jefe de la mayoría del Senado de la Nación – quien, para peor, es abogado - descalifica a los jueces de dicho Tribunal que votaron de acuerdo a derecho, afirmando que les faltó calle.
Sepan que están equivocados, señor Ministro. La debilidad institucional de la Argentina, sumada a la inseguridad jurídica generalizada, la anomia y corrupción reinantes y la delincuencia que campea en las calles - todo tan evidente, salvo para ciegos que guían a otros ciegos -, son la lógica consecuencia del abandono que se ha hecho del Derecho y de su objeto: la Justicia.
Pero lo peor, lo más grave, posiblemente sea que el motor principal de esta empresa criminal haya sido el odio. Si - como vulgarmente se dice - la unión hace la fuerza, en la Argentina cierta unión está forjada en el odio; y de ese odio militante e implacable nace la fuerza ante la cual retroceden atemorizados, cobardes, los que deberían restaurar la justicia, recuperar la concordia y refundar la república.
Va de suyo que la criminalización unidireccional y sectorial que prepotentemente se impulsó desde el año 2003, riñe por completo con “la verdad, la memoria y la justicia”, mantra de cabecera de las organizaciones que impulsan esos juicios con el guiño estatal. Pero lo más grave no es que los jueces se encuentren amedrentados o directamente controlados por estos desacreditados sectores de reconocida filiación, sino que se haya sumado a ello la coalición que  gobierna, ignorando la responsabilidad que tiene de velar por el cumplimiento de las leyes y preservar la estructura republicana de nuestro destartalado país.
En efecto, la parte sana de nuestro país ha visto con estupor que, luego del fallo inobjetable de la Corte rápida y malamente bautizado como el ‘caso 2x1’ y después también de un primer y raro hermetismo oficial justificado por un declamado respeto por ‘la independencia del poder judicial’, de repente Ministros, Diputados y Senadores del espectro oficialista y hasta el mismo Presidente de la Nación, corridos por los titulares del pequeño diario Página 12, se lanzaron impúdicamente a rivalizar con aquellos grupos fundamentalistas, sumándose a los condicionamientos, críticas y hasta amenazas dirigidas contra los jueces que habían fallado… con independencia.
Para colmo, en 24 horas el gobierno impulsó y logró la sanción de una ley que será tenida como modelo de verdadero mamarracho jurídico.
¿De qué otro modo calificar a un Congreso que reforma por unanimidad una ley derogada? ¿Cómo consentir que a veinte años vista se consagre una interpretación ‘auténtica’ de una ley largamente interpretada por los jueces que son los únicos encargados de hacerlo? ¿Cómo disimular el pertinaz olvido de la ley penal más benigna? ¿Formará esa regla en el derecho de gentes? ¿Hay que tomar en serio a Zaffaroni y a la jueza Garrigós de Rébori?
¿Será posible, como se ha empezado difundir en ciertos medios, que hasta la propia Corte se autodestruya dando marcha atrás respecto de un fallo que precisamente impide semejante cosa? Mientras tanto, los personeros de los organismos de derechos humanos vienen a la Argentina a visitar a Milagro Sala, al general Milani y a Báez, permitiéndose decirnos cómo debemos aplicar, no ya nuestras leyes, sino las directivas que ellos mismos cocinan al fuego de su ideología.
Y los que más fuerte aplauden son los que alguna vez clamaban por una patria justa, libre y soberana.
Habiendo llegado a este punto de nuestra interminable decadencia, estando comprobado que a pesar del cambio de gobierno todo sigue igual y que las esperanzas de los presos políticos argentinos son enterradas por la repelente hipocresía de quienes han establecido para ellos una pena de muerte encubierta, cabe preguntarse: ¿tienen valor los preciosismos y justezas técnicas en un país de jueces mediocres o corruptos, leyes variables y gobernantes incorregibles? ¿Cómo interpelar seriamente a un presidente que todos los días suma esfuerzos y datos para parecerse a todo lo anterior?


Pareciera que ya no tiene caso entrar en alambiques jurídicos cuando todos saben de qué hablan y disimulan, cuando todos saben cual es la verdad pero sostienen a rajatabla la mentira, cuando funcionarios y dirigentes sociales y políticos nos dicen cosas y nos hacen promesas en privado, para luego decir y hacer lo contrario en público.
Tampoco sirve pontificar que hay que ser político y que todo es parte de la política, porque la política no es – no debería ser – pura hipocresía y fallutería.
El verdadero problema de hoy es intrínsecamente moral; y en ese campo la honestidad es lo que más pesa. Por eso va siendo hora de salir a rescatar, por encima de lo jurídico, la moral. Porque en la más completa inmoralidad en que vivimos se está ninguneando el Derecho y justificando cualquier cosa con falsas moralinas y falsas invocaciones a la justicia.
Por todo lo expuesto sostenemos y solicitamos al Señor Ministro:
1.   Que el gobierno que usted integra corre el serio riesgo de perder la adhesión de los argentinos que aspiramos al restablecimiento de las instituciones de la República.
2.   Que es inadmisible que una turbamulta o mezquinos cálculos electorales, marquen el rumbo del gobierno o condicionen la función  de la Corte Suprema de Justicia.
3.   Que ejercer presión desde los Poderes Ejecutivo y Legislativo sobre la Corte Suprema para que se desdiga, apelando a un engendro con apariencia de ley para impedir que se haga justicia con más de 2.000 presos políticos y se les aplique la pena de muerte en forma encubierta, constituye una iniquidad y una vergüenza que pasarán a la historia, sumadas a los gigantescos prevaricatos cometidos durante el kirchnerismo.
4.    Que a juicio de las Academias Nacionales de Derecho y de Ciencias Morales y Políticas, los más destacados juristas y gente con sentido común, la ley sancionada y promulgada ha sido calificada como absurda y anticonstitucional.  
5.   Que es preferible, para bien de la República, que el gobierno sea coherente con su por ahora nada más declamado respeto por la independencia del Poder Judicial, asumiendo el costo político de su necesaria retractación.
6.   Que el Poder Ejecutivo, en cualquiera de los organismos que dependen directa o indirectamente de la autoridad del Presidente de la Nación – incluida la inefable Secretaría de Derechos Humanos -, cese de inmediato su sobreactuación ante los Tribunales como parte querellante en los juicios llamados de ‘lesa humanidad’.
7.   Que el gobierno nacional emplee todos sus recursos para reparar de manera integral el olvido y abandono en que deliberadamente ha sumido a las víctimas del terrorismo en la Argentina.
8.   Que el gobierno nacional cese de inmediato en su política o simple actividad de recompensar con cargos públicos, honores y dinero de los argentinos a quienes desde el terrorismo atacaron a nuestras instituciones, nuestra libertad, nuestra cultura y nuestra economía.
9.   Que el gobierno nacional, por todos los medios a su alcance, que no son pocos ni mucho menos débiles, haga cesar de inmediato toda clase de presión o intromisión sobre y en la función de la Corte Suprema de Justicia, disponiendo con urgencia las medidas necesarias para que el Poder Judicial recupere el principal sentido de su misión, cual es garantizar la plena vigencia del Derecho en beneficio de todos los habitantes de la República Argentina.

Saludamos a usted atentamente.



Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia
Alberto Solanet  -  Presidente


Unión de Promociones
Guillermo César Viola  -  Presidente



Foro de Almirantes Retirados
Enrique Molina Pico  -  Presidente



Foro de Generales Retirados
Juan Miguel Giuliano -  Presidente



Asociación de Familiares y Amigos de Víctimas del Terrorismo
Silvia Ibarzábal  -  Vicepresidente



Asociación de Familiares y Amigos de Presos Políticos de Argentina
Cecilia Pando  -  Presidente


Hijos y Nietos de Presos Políticos
Gustavo Tafarel



Pacificación Nacional Definitiva
Horacio Palma



Prensa Republicana
Nicolás Márquez